Expiación – Ian McEwan

Crítica

Expiación – Ian McEwan

ISBN: 9788433976550

Tiempo de lectura: 2 semanas.

Me ha resultado bastante complicado redactar esta crítica porque Expiación es una novela de la que se pueden comentar tantos aspectos positivos que no terminaba de decidir cuáles de ellos destacar.

El autor consigue combinar de manera magistral dos ingredientes, para mí, fundamentales a la hora de crear una novela de calidad y que no suelen aparecer tan a menudo como cabría esperar: por un lado, se presenta una buena historia que engancha y nos mantiene expectantes: desde un amor apasionado y precozmente frustrado hasta episodios bélicos minuciosamente descritos y rodeados de crudeza. Y por otro, posee una refinada y meditada técnica literaria mediante la cual el autor juega o, me atrevería a decir, manipula el desarrollo de la historia, a los personajes (incluyendo al narrador), la fina línea que separa la realidad de la ficción e incluso al propio lector. Mientras este último está pendiente de cuál será el desenlace, el autor se aprovecha del concepto “escritor-creador-todopoderoso” descolocando por completo al ingenuo receptor.

La novela está dividida en cuatro partes muy diferentes entre sí: en la primera, se presenta a los personajes principales: una familia inglesa de clase acomodada (los Tallis), con un padre desvinculado de todos ellos, una madre depresiva y tres hijos que, hasta ese momento, han tenido una vida relativamente sencilla. Conviven en la casa con tres primos que acaban de sufrir la separación de sus padres y con el servicio, entre quienes destaca Robbie, hijo de una de las criadas. Dos hechos sucederán que cambiarán la vida de todos ellos para siempre: uno, que no desvelaré y el otro, el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Un narrador externo (en tercera persona) va mostrándonos el transcurrir de un día mirando a través de los ojos de cada uno de los personajes principales: Brioni (la más pequeña de los Tallis), Cecilia (la hermana mediana), Robbie y Emily (la Señora de la casa).

Resulta inquietante el hecho de que nunca se nos desvele la realidad al completo a pesar de que el narrador parezca ser omnisciente. Esto se debe a que el autor utiliza en todo momento la perspectiva de uno de los personajes. La más habitual es la de Brioni pero, en varias ocasiones cambia a los ojos de otro personaje. Por tanto, percibimos siempre una verdad sesgada y parcial. El lector debe deducir, suponer y leer entre líneas…

En la segunda parte, y con la perspectiva de Robbie somos testigos de la retirada de las tropas inglesas en Francia, que tratan de regresar a Inglaterra. El cambio radical de escenario y de perspectiva narrativa cambia radicalmente el estilo y el ritmo de la narración.

A continuación, el narrador cambia de nuevo los ojos a través de los que mira y así conocemos lo que ha sido de la vida de Brioni y lo que ella conoce o desconoce de los demás.

Y, por último, el autor vuelve a dar otra vuelta de tuerca a la historia y concluye la novela con una narración, esta vez, en primera persona en la que Brioni nos ¿desvela? el desenlace.

Para concluir, diré que lo que me ha llamado más la atención de Expiación es la habilidad con la que el autor utiliza el cambio de la perspectiva narrativa y lo que esto provoca en la novela: cambia el ritmo, el tono, la versión de los hechos y la forma de narrar. También destacaré la naturalidad con la que se aprovecha de Brioni (que quiere ser escritora) para reflexionar sobre la propia creación literaria. Y finalmente diré que, en ningún momento descuida el argumento que, en definitiva, es lo que mantiene atento al lector y hace que este continúe leyendo.

Recomiendo, pues, esta novela a todo aquel aficionado a la literatura que busque, además de deleitarse con la lectura, que es lo fundamental, aprender sobre el proceso de creación que convierte una buena historia en una excelente obra literaria.

9 comments for “Expiación – Ian McEwan

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. JoseLillo
    3 octubre 2012 at 21:48

    A poco menos de la mitad de la nota: se dice “no develeré”, y no “no desvelaré.- Por lo demás, todo bien.-

  3. JoseLillo
    3 octubre 2012 at 21:50

    Y debí escribir “no develaré”.- Sorry.-

  4. 8 enero 2013 at 11:09

    Leí hace ya un tiempo “Chesil Beach” de este mismo autor y te la recomiendo, me encantó su argumento y su forma de narrar
    Saludos

  5. laura
    24 julio 2013 at 0:59

    me parece una excelente novela y amo el factor cinematográfico representando un mismo hecho desde distintas perspectivas , este autor contemporaneo es uno de lo que definitivamente hay que tener en cuenta en el momento de leer algo nuevo , definitivamente recomiendo el libro , estoy de acuerdo con tu criticas , besos.

  6. 21 noviembre 2013 at 7:20

    Hola, no es publicidad en si lo que busco, solo me gustaría que checaran el comienzo de este nuevo libro acerca de una apocalipsis zombie y me encantaría que me dieran una critica subjetiva y que esta mal o que bien y/o que me falta. abajo se les dejo el link:
    http://riesgobiologicozombie.blogspot.mx/2013/10/el-principio-de-una-guerra.html

  7. Emilia Saavedra
    12 septiembre 2016 at 5:52

    Es una excelente crítica, felicitaciones.

  8. 21 diciembre 2017 at 19:19

    Companies in particular public companies mustn’t be tying up capital in commercial property.
    Cabral was very in awe of the advantage of the area and thus will anyone today.
    Perhaps, you’ll find thousands in savings that exist
    on every transaction to get worth the effort and time you have to put in.

  9. 22 diciembre 2017 at 21:55

    Packing your own stuff, like food, clothes and accessories
    can be a job for women, I guess. Despite being flooded with others,
    Ubud always ensures a feeling of tranquility and peace,
    making it a well liked among those who love loneliness.
    And, when you’re lounging over a chair admiring the red sun setting in the honey-coloured cornfields having a gentle breeze blowing over the feet, what better way to enjoy this little
    slice of heaven than with a good book.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *